Saltar al contenido

Responsabilidad solidaria del propietario de un vehículo en caso de accidente.

¿Tenía conocimiento que, siendo propietario de un vehículo motorizado, sin que Ud. vaya conduciéndolo, podría ser condenado a indemnizar los daños y perjuicios que se ocasionen con su uso?

En efecto, cuando se conduce un vehículo motorizado se está expuesto a responsabilidad civil, penal e infraccional y es precisamente la primera de ellas a la cual me referiré en esta ocasión, reservando las dos últimas para otra oportunidad.

El artículo 169 de la Ley de Tránsito, Ley 18.290, establece la solidaridad en materia de conducción de vehículos motorizados, señalando que “El conductor, el propietario del vehículo y el tenedor del mismo a cualquier título, a menos que estos últimos acrediten que el vehículo fue usado contra su voluntad, son solidariamente responsables de los daños o perjuicios que se ocasionen con su uso, sin perjuicio de la responsabilidad de terceros de conformidad a la legislación vigente.

     De igual manera, si se otorgare una licencia de conductor con infracción a las normas de esta ley, el o los funcionarios responsables de ello, sean o no municipales, serán solidariamente responsables de los daños y perjuicios que se ocasionen por culpa del conductor a quien se le hubiere otorgado dicha licencia, sin perjuicio de las sanciones penales y administrativas que correspondan.

     El concesionario de un establecimiento a que se refiere el artículo 4º de la ley Nº 18.696, será civil y solidariamente responsable de los daños y perjuicios originados por un accidente de tránsito, causado por desperfectos de un vehículo respecto del cual se hubiese expedido un certificado falso, ya sea por no haberse practicado realmente la revisión o por contener afirmaciones de hechos contrarios a la verdad.

     La Municipalidad respectiva o el Fisco, en su caso, serán responsables civilmente de los daños que se causaren con ocasión de un accidente que sea consecuencia del mal estado de las vías públicas o de su falta o inadecuada señalización. En este último caso, la demanda civil deberá interponerse ante el Juez de Letras en lo civil correspondiente y se tramitará de acuerdo a las normas del juicio sumario.

     La responsabilidad civil del propietario del vehículo será de cargo del arrendatario del mismo cuando el contrato de arrendamiento sea con opción de compra e irrevocable y cuya inscripción en el Registro de Vehículos Motorizados haya sido solicitada con anterioridad al accidente. En todo caso, el afectado podrá ejercer sus derechos sobre el vehículo arrendado.”

 

Es así que de esta forma que el propietario de un vehículo, su conductor o su tenedor, a cualquier título, son solidariamente responsables de los perjuicios que se ocasionen con su uso, ello por expreso mandato legal.

Y es el propio legislador que ha establecido una excepción a la regla comentada anteriormente, que consiste en acreditar por parte del propietario o del tenedor, que el vehículo fue usado contra su voluntad.

En términos más concretos, por ejemplo, si es propietario de un automóvil y le cede el uso a “su mejor amigo”, y éste atropella a un tercero, quien resulta gravemente lesionado, Ud. puede ser condenado civilmente a indemnizar todos los perjuicios y daños a esa víctima, debiendo pagar la indemnización que un Tribunal de la República determine, exponiéndose incluso a que le embarguen bienes suficientes como una casa o un departamento, los saquen a remate y con su producto se paguen las indemnizaciones. Esto último es conocido como ejecución forzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *